lib.mainmenu_1

 
 

Infraestructura de calidad y conformidad

La ONUDI ayuda a los países en desarrollo y las economías en transición a cumplir con los estándares internacionales. La trazabilidad de los productos para asegurar la información sobre su origen es solamente un ejemplo de las normas mundiales que los exportadores han de satisfacer para tener entrada en los mercados extranjeros. Los fabricantes de los países en desarrollo y las instituciones conexas de apoyo a la industria han de establecer sistemas para cumplir las nuevas normas de gestión, lo que requiere asistencia para la correspondiente labor de fomento de la capacidad, sensibilización y difusión de los conocimientos especiales y la información necesarios.

La ONUDI también presta asistencia técnica a los países en desarrollo para asegurar que antes de que sus productos entren en los mercados mundiales, estos sean examinados de acuerdo con los estándares internacionales y los requisitos de evaluación de la conformidad.

En resumen, la asistencia de la ONUDI tiene como objetivo:

  • Dar a los órganos normativos nacionales la posibilidad de ofrecer servicios para el cumplimiento por parte de la industria de los acuerdos con la OMC, especialmente en lo que respecta a barreras técnicas al comercio y medidas sanitarias y fitosanitarias, teniendo en cuenta a la vez las necesidades del sector privado, los exportadores y los consumidores;
  • Desarrollar las capacidades locales en cuestión de metrología, calibración y ensayo de productos para prestar servicios a los encargados de esos ensayos, los productores y los exportadores a nivel local en conformidad con la mejor práctica internacional, así como en lo referente a la protección del consumidor;
  • Proporcionar servicios de certificación internacionalmente reconocidos en lo relativo a normas internacionales públicas y privadas concernientes, entre otras cosas, a calidad, medio ambiente, responsabilidad social, inocuidad de los alimentos y trazabilidad hasta los exportadores y las empresas locales;
  • Acondicionar los sistemas de acreditación nacionales y regionales para evaluar la actuación profesional de laboratorios, servicios de inspección y órganos de certificación locales y regionales; y
  • Fomentar la capacidad de asociaciones de consumidores para la promoción de los derechos del consumidor sobre la base de las políticas nacionales y en conformidad con las mejores prácticas internacionales.