lib.mainmenu_1

 
 



Visión

Desarrollo Industrial Sostenible e Inclusivo

La comunidad global se encuentra actualmente en una coyuntura crítica. La pobreza sigue siendo el desafío central de nuestro mundo, sin embargo ahora tenemos los medios para erradicarla en la próxima generación.

Mirar el video sobre el Desarrollo Industrial Sostenible e Inclusivo

La pobreza es un fenómeno complejo con muchas dimensiones que van más allá de los bajos niveles de ingresos. Por lo tanto, encontrar las respuestas correctas en cada contexto requiere esfuerzos mancomunados a lo largo del espectro de la cooperación para el desarrollo, con el objetivo de lograr mejores medios de subsistencia para los pobres. Esto es lo que debe cumplir la nueva agenda de desarrollo sostenible que está siendo formulada actualmente para suceder a los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas (ODM). La nueva agenda debe presentar una hoja de ruta clara para erradicar la pobreza en su pleno contexto multidimensional de privación económica, desigualdad social y degradación del medio ambiente. 

Entonces, ¿dónde nos encontramos en este momento? Afortunadamente, hay diversos buenos ejemplos en los que nos podemos basar e historias exitosas para contar. Muchos países han alcanzado mayores niveles de desarrollo en todas las dimensiones (económica, social y medioambiental) para el beneficio de su gente. 

Tres décadas atrás, en los países en vías de desarrollo, una de cada dos personas era pobre. En 2010, el porcentaje de mujeres y hombres que vivían en extrema pobreza había disminuido hasta alrededor del 20 por ciento. Analizando los motivos que han impulsado esta tendencia queda demostrado que fueron los países con un crecimiento económico continuo, impulsado por la industrialización, el comercio internacional y sus respectivos servicios los que han logrado reducir la pobreza de manera más efectiva. 

De hecho, no existe un solo país en el mundo que haya alcanzado un alto nivel de desarrollo económico y social sin tener un sector industrial avanzado y desarrollado. 

No obstante, no ha sido posible lograr una prosperidad constante alrededor del mundo y allí es donde residen las marcadas diferencias entre y en el interior de las regiones, los países y las sociedades. En el pasado, el crecimiento se producía generalmente sin proporcionar la oportunidad de participar o recompensar a importantes segmentos de la población, en particular a las mujeres y a los jóvenes. 

Claramente, las estrategias futuras para la reducción de la pobreza deben ser económicamente empoderadas. Esta es la única forma de generar el ingreso que se necesita para permitir a las personas, los hogares y los gobiernos luchar por sus propias prioridades de desarrollo y ayudarlos a seguir su camino hacia la autosuficiencia. Este debe ser el objetivo principal de nuestro esfuerzo para lograr un desarrollo sostenible en todas sus dimensiones. 

De hecho, los esfuerzos para afrontar los desafíos ambientales y sociales actuales de manera sostenible y duradera generalmente solo han sido exitosos cuando fueron respaldados por un crecimiento económico. 

Como respuesta a estos desafíos, la ONUDI está promoviendo un desarrollo industrial sostenible e inclusivo (ISID, por sus siglas en inglés) para aprovechar todo el potencial de la contribución de la industria para el logro de un desarrollo sostenible y una prosperidad duradera para todos. 

Este folleto presenta algunos de los elementos y problemas claves relacionados con esta nueva visión, tal y como quedó plasmado en la histórica Declaración de Lima de la ONUDI adoptada por los Estados Miembros de la Organización, el 2 de diciembre del 2013. Le dará forma a las futuras operaciones, al espíritu y a la dirección de la ONUDI durante los años por venir. 

Nuestro desafío actual, y nuestra oportunidad histórica, es reconocer el potencial del ISID, y contribuir con nuestros esfuerzos al bien común en una nueva agenda de desarrollo a largo plazo más allá del 2015.

LI Yong

Director General

Febrero 2014